Publicado: 21 de Noviembre de 2017

La mayor parte de la gente piensa que es normal sufrir averías en los motores, ya sea de un vehículo o de una calefacción.

Lo cierto es que no es normal, un combustible de calidad nunca dañará ningún mecanismo, al contrario, siempre contribuirá a su mejora.

Los combustibles de baja calidad no producen averías de golpe, sino que es un proceso largo y silencioso, hasta que un día, de repente, fallan los inyectores, la bomba de inyección se rompe, o la caldera se para.

La calidad se fabrica y nunca es suficiente.





Descargar archivos